11 diciembre 2011

UNICORNIO: Una Realidad, Una Quimera o Una Leyenda

El unicornio es una criatura quimérica y legendaria presentada habitualmente como un caballo blanco, con patas de antílope, barba de chivo, y un cuerno en su frente. El unicornio es un animal fabuloso protagonista de numerosas historias y leyendas.

En las representaciones modernas, sin embargo, es idéntico a un caballo, sólo diferenciándose en la existencia del cuerno mencionado.

En la Edad Media estaba considerado como un animal fabuloso capaz de derrotar a un elefante. Además, se decía que con su único cuerno se podían purificar las aguas contaminadas para volverlas potables.

En la Edad Media, el unicornio era uno de los animales más populares: los pintores se inspiraban en él, se labraba su esbelta figura en las puertas de los castillos, adornaba copas, tapices y vitrales.

Su Origen
Su origen al igual que muchas otras criaturas místicas, proviene de la mitología griega. Zeus, de niño fue amamantado por una cabra llamada Amalthea. Se cree que esta cabra pudo haber sido uno de estos seres mitológicos, pues tenía un cuerno en medio de su frente, el cual Zeus un día quebró, saliendo de este una cantidad impresionante de alimentos. Por este motivo su cuerno pasó a ser conocido como El Cuerno de la Abundancia y es posible verlo representado en pinturas y ornamentos de la época clásica y barroca. Por su parte, Zeus, en señal de agradecimiento y cariño, convirtió a la cabra en una estrella y la llamó Capella (Alfa Aurigae)-Pequeña cabra.

No obstante este origen mitológico, se estima que su leyenda pudo deberse a un error de interpretación de los bajorrelieves persas representando al

Además es mencionado por filósofos como Aristóteles, Pliny y Aelian. En El Libro de Job (la Biblia), se hace mención a una criatura llamada Re-em, nombre traducido como monoceros o unicornis y luego como unicornio.
Orix, por parte de los griegos. El Orix es un antílope del desierto que al estar de perfil aparecía con un solo cuerno.

Uno de los primeros reportes existentes acerca de él es del emperador Julio Cesar, quien escribió en el Bellum Gallicum (
50 a.C.): Se asemejaba a un ciervo pero con un solo cuerno en medio de su frente justo entre sus orejas. Este era mas largo y derecho que cualquier otro que conozcamos.

La Época Medieval
Su misterio se remonta a la mitología pagana de la antigüedad. Irónicamente, como criaturas pagana fueron muy bien aceptados en la Europa medieval, periodo en el cual fue directamente ligado al cristianismo, pasando a ser un símbolo religioso.

Inclusive, antiguas traducciones de escrituras hebreas, lo mencionan como figuras bíblicas y eclesiásticas, representando castidad y puridad. Y pese a poder pelear salvajemente cuando era acorralado, se calmaba rápidamente al estar cerca de una joven virgen.

El arte alegórico de la época los muestra como representación de Cristo. E incluso en uno de los famosos tapices (
ahora exhibidos en el Museo Metropolitano del Arte de Nueva York), se la puede apreciar purificando con su cuerno aguas envenenadas, simbolizando a Cristo limpiando los pecados de la humanidad.
 
También existen muchas esculturas de madera y pinturas medievales, referidas a su caza, representando así la pasión de Cristo. Su cuerno en forma de espiral era único, y se decía que si se cortaba uno por la mitad, era posible ver bellas imágenes que se formaban por dentro.

Su cuerno tenía un gran valor medicinal, pues era sabido su poder para neutralizar todo tipo de venenos y si algún fruto o alimento envenenado se acercaba, este comenzaba a sangrar. Se creía además, que sus poderes mágicos podían calmar problemas estomacales y que incluso sanaba ataques de epilepsia.

Era bien sabido que solo una joven virgen podía capturarlo. Algunos textos señalan que la moza tenía que estar desnuda, o por lo menos debía tener sus pechos descubiertos. Sin embargo, usualmente se la ve con largas y hermosas vestiduras, las que aciertan de mejor manera a la comparación de la joven con la Virgen María, casta y pura.

Fue en los Tiempos Medios donde adquirió toda su fama, y también la apariencia física reconocida hasta hoy. A diferencia de la antigüedad, éste era descrito como un caballo muy grande y majestuoso, con pelaje y barba muy blanca. Y por su puesto con un cuerno espiral blanco, muy derecho el que crecía de su frente. 

La historia de su captura es la historia más famosa de la Europa medieval, (representada en Los Tapices de la época). Se dice que un noble muy ambicioso se apoderó de su cuerno por los poderes mágicos que poseía. 

En el siglo XV, los nobles y poderosos ofrecían hasta 40,000 monedas de oro a cualquiera capaz de capturarlo, para así cortar el codiciado cuerno. Mas los cazadores, para obtener la recompensa, usualmente entregaban el cuerno de cualquier otro animal.

De acuerdo con uno de los últimos bestiarios medievales (
enciclopedias de bestias y criaturas conocidas del mundo medieval), es por naturaleza enemigo del León. Parecen ser tradicionalmente rivales, y ninguno de ellos es mas fuerte que el otro. Son iguales en fuerza y ambos son capaces de ganar una lucha. Y dentro del reino animal, los dos son considerados reyes.

La Grecia Antigua
El mas antiguo texto de la literatura occidental que evoca al Unicornio fechado al final del siglo V a.C. del médico e historiador Ctésias que residió 17 años con los reyes Dario II y Artajerjes II en Persia. A su regreso a Grecia, redactó una Historia de la India nombrada Indica conociéndose fragmentos de su obra por intermedio del historiador Photios del Siglo IX y que describe pueblos y animales fabulosos de la India: «de los asnos salvajes de la magnitud de los caballos, e incluso más grandes todavía. Tienen el cuerpo blanco, la cabeza color purpura, los ojos azulados, un cuerno en la frente larga de un codo (45 cms.). La parte inferior de este cuerno, marchando del frente y remontando hasta dos palmos, es totalmente blanca; aquella del medio es negra; la superior es purpura, de un hermoso rojo, y se termina en punta. Se ha hecho de ellos jarrones para beber. Los que se sirven no son proclives ni a las convulsiones, ni a la epilepsia, ni a ser envenenado, con tal que antes de tomar el veneno, o que después de haberlo tomado, beben en estos jarrones agua, vino, u otro licor ordinario. Los asnos domésticos o salvajes de los demás países no tienen, al igual que todos los solípedos, ni la osificación, ni la vesícula del fiel. El asno de India es el solo que los tenga. Su osificación  es lo mas hermoso que haya visto; parece para la figura y la magnitud aquel del buey. Es que pesa como el plomo y rojo hasta el fondo como del cinabrio. Este animal es muy fuerte y muy rápidamente a la carrera. Ni el caballo, ni ningún otro animal, puede alcanzarlo »
 
El IV siglo a.C el filósofo
Aristóteles en su Historia de los animales donde clasifica a los animales, sobre todo en función al numero de cuernos y de sus pezuñas, distingue dos que tendrían un solo cuerno, el asno indio y el Orix: « Se puede todavía remarcar que ciertos animales tienen cuernos, y que los demás no los tienen. La mayoría de los que son provistos de cuernos tienen la pezuña dividida, como el buey, el ciervo y la cabra; no se ha observado nunca un animal sin pezuñas divididas o sin dos cuernos. Pero hay un pequeño número de animales que tienen un solo cuerno y la pezuña no dividida, como el Asno de la India. El Orix no tiene mas que un cuerno, y tiene la pezuña dividida ».
 
Sus historias se hicieron muy famosas en los tiempos modernos a partir de tres fuentes distintas. En primer lugar existen escrituras tanto griegas como romanas asegurando su existencia. Además la gente aceptaba la idea de su existencia. Y por último, exploradores trajeron consigo, de otras tierras, el cuerno de un mamífero marino conocido como Narval, el cual la gente pensó que era de este animal, y así aparecieron innumerables leyendas.

Incluso el famoso Marco Polo, a su regreso a Italia, escribió sobre una bestia con cabeza de cerdo, cuerpo de elefante y con un cuerno que crecía de su nariz. Se cree que el animal visto por Marco Polo era una especie de rinoceronte, pues existe, o existió un rinoceronte el cual tiene sólo un cuerno en su nariz y este pudo haber sido base de muchas leyendas al igual que el Narval.

En la visión moderna, muy a diferencia del de los tiempos medievales, pasaron a convertirse en animales grandiosos y de una belleza excepcional. Se le ha descrito de muchos colores y tamaños, e incluso le han agregado alas como Pegaso, las que llevan el nombre de
Alicornios. Sin embargo, los modernos aún mantienen los principios básicos de nobleza, generosidad y pureza. 

India
Los primeros registros provienen de la India, donde con frecuencia describen a una criatura de un solo cuerno la cual llamaban El Asno Salvaje de India. Sin embargo, la tradición hindú nunca le dio el mismo estatus que el occidente le dio.

La descripción del unicornio hecho por Plinio el Viejo en el siglo I recuerda un poco al rinoceronte, por otra parte, se había visto rinocerontes en Roma desde el siglo I a.C. Ha servido de base a numerosas trabajos posteriores: « La bestia más salvaje de India es el monoceros ; tiene el cuerpo del caballo, la cabeza del ciervo, los pies del elefante, la cola del jabalí ; un mugido grave, un solo cuerno negro elevado de dos codos que se levanta en medio de la frente. Se dice que vive. » Plinio el Viejo, Historia natural, Libro VIII, capítulo XXXI.

Al principio del siglo III  el griego Élien el Sofista hace también una descripción de los unicornios. Retoma tal vez los relatos de Ctésias, o bien aquellos de Mégasthène que lo hacía el 300 a.C., Fue enviado como embajador al patio de Chandragupta Maurya, rey de los Indios, a Pataliputra sobre los bordes del Ganges y quedó una decena de años y redactó su libro Indica, sobre la India antigua escrito después de las conquistas de Alejandro.

El unicornio deviene un animal solitario de las montañas de India llamado « Kartazoon » según la lengua del país. Para la primera vez, el unicornio es dulce con los demás animales. « He aprendido que nacía en India de los asnos cuya altura no es inferior a aquella de los caballos. Todo su cuerpo es blanco, salvo su cabeza, que se acerca al purpura, y sus ojos, que difunden un color azul oscurecido. Tienen sobre la frente un cuerno que alcanza bien un codo y medio de longitud: la base del cuerno es blanca, la punta roja vivo, y la parte media de un negro profundo. (…) Según Ctésias, los asnos indios que poseen un cuerno (…) son más rápidos que los asnos, e incluso más rápidos que los caballos y los ciervos (…). Aquí está hasta donde va la fuerza de estos animales: nada puede resistir a sus golpes y todo cede y, en su caso, es completamente bravo y mutilador. Llega incluso frecuentemente a rasgar los flancos de los caballos, se abalanza sobre ellos, y los hace salir de sus caballerizas (…). Es prácticamente imposible capturar un adulto vivo, y se los abate con lanzas y flechas (…). »— Élien La personalidad de los animales.

Estrabón cita a Megasthènes que pretende que hay en las regiones salvajes de India « caballos con cabeza de ciervo separada con un solo cuerno ».

En el siglo II Philostrate el Ateniense en su Vida de Apollonius de Tyane retoma el relato de Ctésias, sin prestar fe en las virtudes medicinales del cuerno.

Francesca Yvonne Caroutch Y Odell Shepard pensaban un origen indio y persa del unicornio. En los persas, el unicornio da fecundidad, neutralizaba los venenos. En el Bundahishn de los ancianos prudentes persas, se encontraría rastro del unicornio en el Atharva-Véda, la epopeya de Gilgamesh, el Râmâyana y el Mahâbhârata de la India Antigua, que contribuyen a difundir la leyenda del unicornio en el mundo cristiano. El cuento indio del « Ermite cornu » o «  Ekasringa » salido de los Jātaka, relatos de las vidas anteriores del Buda, y del Mahâbhârata, pone en escena un ermitaño solitario llamado Ekasringa, lo que significa Cuerno único. En Japón, en China, en India y en Persia, se encuentran versiones diferentes.

Hay también algunas representaciones del caballo de Alejandro Magno, Bucéphale, llevando un cuerno en el frente, símbolo de potencia y de divinidad. Bucéphale era considerado alimentándose de carne humana, pero solo Alejandro podía montarlo, pero según la leyenda el unicornio solo puede ser cogido por una virgen. Por ejemplo el famoso caballo de Alejandro Magno es descrito como una criatura grandiosa, con cuerno de marfil y cola de pavo real.

Marco Polo alude a esta leyenda en El Devisement del mundo : « Se podía encontrar en esta provincia (India) caballos nacidos de la simiente del caballo con cuerno único del rey Alejandro, nombrado Bucéphale ; los cuales nacían todos con una estrella y un cuerno sobre la frente como Bucéphale, porque las yeguas habían sido cubiertas por este animal en persona. Pero toda la raza de éstos fue destruida. Los últimos se encontraban en poder de un tío del rey, y cuando se negó a permitir que el rey tome uno, éste hizo matar al tío; como resultado de la muerte de su esposo, la viuda aniquila esta raza, y desde ahí está perdida »

Japón
En el Japón fue llamado Kirin, y se dice que su sentido de justicia lo hacía aparecer en las cortes, sentenciando de muerte a los culpables, y liberando a los inocentes.

Persia y Arabia
Esta escena del combate de un león y un animal con un cuerno figura sobre un bajo relieve de las ruinas de Persépolis. Es citada a menudo como « prueba » de la antigüedad del unicornio.

Gravure libro del explorador Carstens Niebuhr : Viaje en Arabia y otros países circundantes, Amsterdam, 1779.

El Cuento de Ekasringa, salido de la literatura sanscrita, habría influido fuertemente el Occidente cristiano y forja después numerosas adaptaciones la leyenda de la aparición maravillosa de un animal superado de un cuerno en marfil, que no puede ser capturado que por una joven, según la versión de la monja Hildegarde de Bingen el siglo XIII.

En Persia fue conocido como Shadhahvar, y su cuerno era símbolo de peligro y crueldad, es por eso que era la mas temida de todas. Es descrito como un animal semejante al antílope, pero con un sólo cuerno en la frente. Este cuerno tenía hendiduras profundas de las cuales salían las más hermosas y tentadoras melodías que al ser oídas por otros animales le provocaban la muerte.

China
En el año 213 a.C el emperador Shi Huang Ti, después de haber unificado el país, ordenó quemar todo tipo de texto con excepción de los puramente técnicos, y así poder romper con las tradiciones del pasado. Por este motivo, es poco lo que se sabe a cerca de su origen, sólo fragmentos salvados por Taoístas.
 
Según Francesca Yvonne Caroutch, el primer rastro escrito de un unicornio se remontaría a los
Anales de bambú, en China. Integrada a la mitología china bajo el nombre de Qilin , el unicornio formando parte de los cinco animales sagrados socios en los elementos con el Dragón azul, el Pájaro bermellón, el Tigre blanco y la Tortuga negra.

El qilin es conocido bajo el nombre de « unicornio asiático » y, en el arte antiguo, es representado a menudo como un reptil con cola de buey parecida al ciervo, llevando dos cuernos recubiertos de piel sobre el frente, a veces una sola según los textos. Estos cuernos le permiten separar los justos de los que hay algo reprochable. Representa la dulzura, la bondad y la prosperidad, sobre todo en las niñas y los adolescentes. Viviría miles de años y aparece durante el nacimiento de los emperadores y de los grandes prudentes.

Símbolo de la perspicacia, era representado tradicionalmente en los tribunales chinos del sistema imperial sobre la tela que separa la sala de audiencia y la consejería del magistrado. En China pasó a llamarse Ch’i-lin (Ch’i se le llamó al macho, y Lin a la hembra) y al igual que el occidental, fue descrito como indomable pero de gran sabiduría y gentileza.

El Libro de los Derechos describe al Ch’i-lin como "El rey de todos los animales". Tenía un sólo cuerno, con punta de carne, en señal que este no era un arma que usaba en las luchas. En su lomo se podían apreciar los más hermosos colores, como el rojo, amarillo, azul, blanco y negro. El pelaje de su estomago era amarillo oscuro, no comía la hierba que pisaba, ni criaturas vivientes. Su paso era regular y sólo se detenía en tierras que había examinado cuidadosamente. No vivía en manadas y nada (ni nadie) acompañaba sus pasos. Y sólo aparecía cuando los gobernantes habían sido justos, y así Ch’i-lin guiaba sus almas al cielo cada vez que uno de ellos fallecía.
  
Se dice que
Ch’i-lin se le apareció al legendario soberano Fu Hsi (2,900 a.C). Según la creencia, Fu Hsi estaba un día sentado a espaldas del Río Amarillo, cuando de pronto de las aguas emergió un Ch’i-lin, el cual llevaba en su lomo ciertos símbolos mágicos que ayudaron al soberano a crear las primeras escrituras chinas.
 
El sucesor del Fu Hsi fue Shen-Nung y luego de él vino Huang-Ti conocido como
El Emperador Amarillo, o Augusto El Soberano. Él fue el primero de cinco emperadores semidioses que gobernaron China. El Libro de Bambú menciona la apariencia del Ch’i-lin en el palacio de Huang-Ti en 2,697 a.C, poco antes de su muerte.

Durante el reinado de los cuatro siguiente emperadores, el
Ch’i-lin se apareció constantemente. A este periodo se le conoce como la era de oro, justicia, paz, y buenos gobernantes en China.
 
Esta criatura que tenía la habilidad de darse cuenta quien hacía el bien o el mal. Cada vez que Kao Yao no podía decidir si un prisionero era culpable o inocente, le preguntaba al Ch’i-lin y este con su cuerno decidía quien era culpable.

Confucio
Después de los cinco emperadores, Ch’i-lin cada vez se apareció menos en el
Jardín del Palacio Real, hasta que un día ya nunca más se le vio. En el siglo VI a.C. China estuvo bajo la dinastía Chu, y el país se desintegró en numerosos estados independientes los que pasaban en constantes guerras.
 
Un día mientras una piadosa mujer peregrinaba a La Montaña Sagrada, un
Ch’i-lin se le apareció en medio del camino, se arrodilló ante ella, y de su boca botó unas inscripciones que decían: El hijo de la montaña de cristal, la esencia del agua, perpetuará el reino caído de Chu y será un rey sin corona.
 
En ese momento se encarnó vida en el vientre de la mujer, y después de nueve meses, dio a luz a un hijo llamado
Kung Fu Tse, más conocido como Confucio. A través de sus enseñanzas Confucio alteró el pensamiento y la historia de la cultura China, más que ningún otro emperador, sin nunca haber tenido un cargo en el gobierno.

Cuatrocientos años después
Ch’i-lin se apareció de nuevo, esta vez al emperador Wu-Ti de la dinastía Han quien decidió construir una galería especial, con la esperanza que volviera aparecer algún día, aunque nunca apareció.

El verdadero
Ch’i-lin nunca fue olvidado, incluso hoy en día, millones de mujeres chinas cuando están embarazadas cuelgan imágenes en su casa, con la esperanza de recibir sus bendiciones. Se cree también que en el futuro, señalado por las estrellas, aparecerá en forma humana, con la misión de salvar el mundo.

El Tibet
Un famoso viajero de esta región llamado Abbe Huc, escribió en 1840: Estos animales que han sido nada más que creaturas de fábulas, existen realmente en Tibet. Es fácil encontrar esculturas y pinturas en los templos Budistas.

Sin embargo, para la gente de Tibet era sólo otro tipo de bestias, como el antílope Hodgson, el cual los mongoles llamaban Orongo, el cual tenía características sorprendentemente similares a la mítica creatura.
 
A fines del siglo XVIII el capitán Samuel Turnes, embajador en Tibet, describió la conversación que sostuvo con el Rajah de Butan:
Él tenía a una creatura muy curiosa en su poder; una especie de caballo con un cuerno que crecía de su frente. Inspiradas en una leyenda alemana de siglo XV, las tapicerías dichas “de la Dama al unicornio” se tejieron en Flandes entre 1,484 y 1,500. Habían sido encargadas por Jean Le Viste, Presidente de Tribunal de las Ayudas de Lyon. Tras herencias sucesivas, pasaron del Viste a Robertet, al Roche-Aymon, luego al Rilhac, que los hicieron transportar en el transcurso el siglo XVIII a su castillo de Boussac.

Israel
En los libros de Biblia hebraica, la palabra hebrea re'em (רְאֵם), equivalente de la árabe rim, y que es traducido hoy por « buey salvaje » o « búfalo » aparece en nueve recuperaciones con sus cuernos, como una alegoría de la potencia divina. Por otra parte, el libro de Daniel utiliza la imagen de un macho cabrío con gran cuerno entre los ojos, en un contexto diferente: como metáfora del reino de Alejandro Magno. Al siglo III a.C.

Cuando los judíos helénicos de Alejandría tradujeron los diferentes libros hebreos para hacer una versión griega llamado Septante, utilizaron para traducir re'em la palabra monoceros, que tenían que conocer por Ctésias y Aristóteles. No se sabe porqué  los traductores de la Septante han escogido la palabra monokeros, « proveído de un solo cuerno », para designar lo que parece bien ser en hebreo el búfalo, usualmente llamado en griego « buey salvaje », y que tiene dos cuernos [en el Deutéronomio]. 

Ha habido una intención, o bien no han sabido identificar el animal, o bien este término era conocido (en Egipto) Para designar un tipo particular de búfalo, o bien han querido aludir una "bestia legendaria"  que remarca el hecho que se trata de pasajes marcados por el mesianismo (la espera de un nuevo  rey de los judíos »).

J.L.W. Shaper opina que se trata de hecho de una adaptación deliberada de una antigua imagen mítica israelita al contexto cultural nuevo del judaísmo helenístico. Y emite la hipótesis que la elección de término monokeros para simbolizar el mesías es ligado en el hecho que era utilizado también en un marco astrologico : un joven buey con cuerno único que simboliza el creciente de la luna nueva .

A partir del siglo II el judaísmo rabínico rechaza la tradición helenística y vuelve a la hebrea (el texto masorético). En cambio, la Septante deviene en el Antiguo Testamento del cristianismo y en su versión latina, la Vulgata, el griego monoceros es traducido sea por unicornis, o sea rinoceronte.

Las versiones contemporáneas, como aquella de la Escuela Bíblica de Jersusalen,  son más prudentes y realistas utilizando el término de « buey salvaje » que queda sin embargo sola. Varias tentativas de identificación han sido hechas sobre el re'em, posiblemente un bisonte, pero Charles Doughty adelanta que se trataría de una variedad de un gran antílope, el wothyhi, un Orix cuyos cuernos largos y delgados pueden estar como uno de los modelos tomados para representar los cuernos de unicornio. No obstante, el Orix, como todas los Antílopes, posee dos cuernos y no uno solo.

Según Robert Graves, la confusión podría venir de la interpretación errónea de un dibujo que figura en el margen de un Pentateuco hebraico ilustrado.

Según Roger Caillois, los kabbalistas habrían anotado que las cartas del unicornio (como Re'em) son resch, aleph y mem , y aquellas del cuerno (Queren) qoph, resch y nun.

En hebreo, el cuerno se dice « Queren » e indica la potencia y la luz. Haber proveído de un cuerno tendría aquí el mismo sentido que rayonner (Karan). La presencia del unicornio como re'em en la Biblia tiene una influencia duradera y notable sobre la creencia occidental en la existencia de este animal, que sigue el convencimiento de un cierto número de cristianos en aquellos tiempos, según la cual Biblia es dictada directamente por Dios. Este pasaje fue así frecuentemente citado para justificar la índole indomable del unicornio: « El (re'em) querrá servirte, pasará la noche contigo para lo cual en silencio atarás una cuerda en su cuello, el rastreará los sillones detrás de tí  »— Job (39, 9-10).

Egipto
El primer bestiario cristiano El Physiologos es una selección de breves relatos posiblemente redactado en Egipto al siglo II que hace figurar por primera vez el relato de la captura de un monocéros por cazadores que utilizan una joven virgen como afán, entre otras descripciones de todos tipos de criaturas reales como imaginarios. El texto es presentado como una técnica de caza y no como un mito, pero su descripción podría tener un origen muy antiguo. El Physiologos fue traducido al latín desde el siglo IV y esta versión inspiró innumerables autores de bestiarios occidentales durante la Edad Media.

La versión griega original  de  El psalmiste dice : " Mi cuerno será llevada a las alturas como aquella del unicornio ".

El Physiologue ha dicho que el unicornio tiene la naturaleza siguiente: es un pequeño animal que parece al chivo, y que es apacible y dulce. Lleva un cuerno único en medio de la frente. Los cazadores no pueden aproximarse a causa de su fuerza. Para capturarlo envían una virgen inmaculada y el animal viene a ubicarse en la falda de la virgen. Amamanta el animal y lo lleva al palacio del rey.

En el unicornio se aplica pues el dicho: "Porque en la casa de David nuestro padre ha hecho levantar un cuerno de salvación". "Las potencias angélicas no han podido  domarla y se ha instalado en el vientre de Marie, la que es verdaderamente siempre virgen, y el verbo se ha hecho carne, y se ha instalado entre nos ».

En Europa
El unicornio europeo ha conocido numerosas transformaciones antes de tomar la figura que de él conocemos, aquella de « la yegua blanca de forma muy perfecta » con un cuerno derecho y espiralado, con patas de antílope y una barbilla de chivo.

El monoceros fue estudiado esporádicamente el siglo VI y el siglo XI, pero sin dejar rastros notables, donde se precisa que « El unicornio es temible e invencible, teniendo toda su fuerza en el cuerno. Cada vez que se cree perseguida por varios cazadores y a punto de ser tomada, sube sobre una roca escarpada y se lanza hacia arriba ; durante su caída se vuelve ; su cuerno amortiza el choque y queda indemne »,

En el Libro de los seres imaginarios, Jorge Luis Borges menciona el encuentro de una vanguardia del ejército de Genghis Khan con un animal unicorne en el desierto, que vino en su encuentro diciendo : « La hora ha venido para vuestra Jefa de retroceder el camino y de volver sobre sus tierras ». Desde el final del siglo XII y al principio del siglo XIII, el unicornio deviene en uno de los temas favoritos de los bestiarios y de la tapicería en el occidente cristiano, y en una menor medida, de las esculturas. La generalización de su forma a la vez caprina y caballina y de su color blanco sería el resultado del simbolismo y de las alegorías atribuidas a el unicornio en la Edad Media.

Según Francesca Yvonne Caroutch, el unicornio figuraría como la bestia divina cuyo cuerno capta la energía cósmica y fecunda a la madre en las numerosas anunciaciones en el unicornio, El Diccionario de los símbolos representa a la Virgen fecundada por el espíritu santo y la encarnación del verbo de Dios en el seno de  María.

Según una teoría no verificada, esta moda del unicornio podría ser debida en un deseo secreto de interesarse en las costumbres antiguas, ya que su origen es nacida de una cultura pagana.

El 13 de junio de 2,008 en una reserva natural de la localidad italiana de Prato, en la Toscana, creen haber encontrado un unicornio, o al menos la explicación que pudo dar origen al mito. Se trata de un corzo de unos diez meses de edad cuya cabeza está coronada con un solo cuerno, situado en el centro de la frente, en lugar de los dos habituales.

Parece factible que esta peculiaridad se haya producido más veces a lo largo de la historia.
"Es la demostración de que el mítico unicornio de las leyendas seguramente no era un objeto de fantasía, sino un animal de verdad con una anomalía morfológica como la de nuestro corzo", ha explicado a los medios locales Gilberto Tozzi, director de la reserva.
 
El animal, que apenas se deja ver, vive junto a otros cérvidos y tiene otro hermano que no presenta anomalía alguna. Por ello, los especialistas veterinarios consultados por los medios italianos creen que la explicación más probable de la anomalía es que el corzo se golpeó la cabeza cuando era muy pequeño. El director de la reserva agregó que la madre de este particular
“unicornio” llegó a ese lugar hace varios años después de ser embestida por un automóvil en los cercanos Apeninos de Pistoia.

Hablando de hechos, se hace referencia a la Cultura del valle del Indo donde se han hallado unos 2,000 sellos, que representan todo tipo de animales de la zona, en la cuarta parte de los 2,000 hallados, encontramos grabados de animales de cuerno único y curvo (como cabía esperar, no recto); se da por válido, ya que el resto de grabados no poseen animales míticos, es más, esta civilización desaparecida no tenía religión conocida, ni templos ni grandes estatuas, por lo que se descartan la mitología, dioses o similares.

El unicornio ha sido representado por múltiples artistas a lo largo del tiempo. Dos de las representaciones más célebres son dos series de tapices:
La dama del Unicornio (Musée de Cluny), y La Caza del Unicornio (The Cloisters). También es el caso del más famoso álbum del cantautor cubano Silvio Rodríguez: Mi Unicornio azul, o el libro de poesía de Carlos Alva: Unicornio.

Manuel Mujica Lainez publicó en 1965 la novela "El Unicornio", donde recrea un mágico mundo medieval de la época de Las Cruzadas. Su protagonista es el hada Melusina quien por una maldición es transformada todos los sábados en una serpiente con alas de murciélago.

                                   Artículo compilado y estructurado por el Dr. Fernando Durand Mejía, Lima-Perú.

Vea mas adelante Fotos y Arte relacionado con el Unicornio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

HAZ TU COMENTARIO, AYUDARÁ A MEJORAR ESTE ESPACIO. gRACIAS