30 junio 2012

EXTRATERRESTRES GRISES EN LA CULTURA NEOLITICA VINCA HACE 7,000 AÑOS

 

de la región del Danubio

Compilacion y ordenamiento a cargo del
Dr. Fernando Durand Mejía

 
FIGURA TIPO GRISES

La llamada Cultura Vinca estaría tanto o más civilizada que la sumeria, compartiendo unos dioses que decían llegar del espacio. Pero es que lo curioso de esta gente es que sus dioses guardan un extraño parentesco con esos extraterrestres grises a los que nos hemos acostumbrado. ¿Realmente los vieron así y como tal los esculpieron? ¿Eran ésas las caras de los dioses?

El yacimiento de Vinca está a 14 kilómetros al sureste de Belgrado, a orillas del Danubio, en el llamado centro de las comunicaciones de hace 7.000 años, cuando los valles de los ríos eran las principales vías de contacto.

ROSTRO DIFERENTE
La ciudad de Vinca fue durante un milenio una verdadera metrópoli, con tres mil habitantes, y centro de una civilización que abarcaba el sureste europeo, la región desde los Cárpatos hasta la llanura de Skopje, abarcando el río Bosna, en el oeste, hasta Sofía, en el este.

Vinca es el más investigado y grande asentamiento neolítico. Expresión del desarrollo de la cultura neolítica agrícola establecida en Europa.

Entre 4,500 y 3,500 a.C. fue un importante asentamiento prehistórico. Era una metrópoli con una cultura floreciente, donde los valles de los ríos Danubio y Bolecica se reúnen con la llanura de Banat.

La Capa cultural de unos 10.5 m de altura, ofrece una vista inusualmente interesante y emocionante. Cada uno de esos estratos, contiene objetos versátiles: armas, cerámica de uso cotidiano  herramientas de hueso y piedra ricamente decorados, vasijas rituales, una serie de figuras antropomorfas y zoomorfas, joyas de raros y costosos materiales y muchos otros artículos.


SERES EXTRAÑOS Y FANTASTICOS
Vinca fue examinado sólo en su parte media. Y miles de artículos han sido encontrados a lo largo de la zona excavada. Gracias a las numerosas prendas, reliquias arquitectónicas y materias primas utilizadas, es posible reconstruir toda la historia de Vinca, sus artefactos usados y creencias de muchas generaciones.

Geografía e historia de exploraciones

Vinca es señalado en la ciencia arqueológica como un referente confiable para examinar el surgimiento y desarrollo del Neolítico y culturas de la edad de cobre en la Europa central y sudoriental.

Se realizó la primera excavación arqueológica en Vinca en 1,908 en unos 400 m2. Se reanudo a finales de 1924. Sólo cuando la Academia Serbia de Ciencias y Artes estableció un Comité sobre las excavaciones arqueológicas de Vinca, y cuando el  Presidente y el Vicepresidente, se interesan en ella, es que nuevas excavaciones se realizan el año 1978.

Estas excavaciones en Vinca, abren nuevas posibilidades en el estudio de la prehistoria del Valle del Danubio y sureste de Europa.
Tumbas de la cultura Bodrogkeresztur y los restos de las culturas de Baden, Kostolac y Vatin fueron revelados hasta el momento, así como y la antigua necrópolis Serbia.

DETALLES DE LA EXPANSIÓN NEOLÍTICA DE LAS CULTURAS DEL DANUBIO
Las nuevas formas de vida neolítica se difunden por la vía del Danubio.

•    Los nuevos asentamientos (4500-4300 a.C.) se cree que representan la colonización agrícola procedente del Sur, aunque sus orígenes son imprecisos.

•    Aparece de forma súbita con cerámica, plantas cultivadas y animales domésticos.

•        Asentamientos uniformes de grandes casas construidas con vigas de madera, indicando una forma de vida campesina, con agricultura y ganadería.

•        Cerámica: decorada con bandas con incisos (punzón o peine) y con variaciones estilísticas a nivel local y cronológico. Las formas de los recipientes suelen ser de cuenco, ollas y vasos esféricos con cuello.

•    Agricultura: actualmente se tiende a pensar que las áreas cultivadas no eran muy extensas, siendo cultivadas durante más tiempo, pudiendo incluso haber estado cercadas.

•    Ganadería: la especie más importante parece haber sido el buey, seguido por el cerdo y los ovicápridos. Esto exigía estabulación, sedentarización y campos cerrados no lejos del pueblo.

•    Enterramientos: eran individuales, con el cuerpo contraído, rociados con ocre y con ajuares donde como lujo aparecían conchas marinas (indicando contactos con el mediterráneo o el Egeo).

•    Extensión por Alemania, Austria, Chequia y Eslovaquia.
•    Grupo oriental de la cerámica de bandas: este del Danubio, Transilvania y Eslovaquia oriental.

•    Grupo occidental: relacionados con la cerámica pintada de los Balcanes (cultura de Starcevo e inicios de Vinca). La penetración se produjo por dos vías: la que llega a Baden-Wurtemberg a través de la Baja Austria y Baviera; y la que llega a Hesse y la Baja Sajonia a través de Bohemia y Alemania del este.

•    Estructuras arquitectónicas: Casas rectangulares con postes de madera, ramas y barro. Los pozos de los que se sacaba el barro después se utilizaban como basureros. También hay silos de almacenamiento (desinfectados anualmente mediante fuego).

•    Aparecen las primeras necrópolis, con variaciones en los rituales funerarios.

•    En algunos yacimientos hay solo inhumaciones con cuerpos flexionados, en otros hay inhumaciones flexionadas y alargadas, y en otros hay inhumaciones e incineraciones indistintamente.

 


ROSTROS QUE SORPRENDEN

Vinca y su cultura


No hubo jamás guerras en esta civilización, pudiendo decirse que fue uno de los momentos de más paz del pasado. Los comerciantes de Vinca viajaban por todo el mundo conocido, para vender mercancías, hallándose brazaletes y collares elaborados con conchas del Mediterráneo.

La ciudad de Vinca contaba, en sus cercanías, con algunos de las materiales de más valor en aquella época, como el cinabrio, del que se obtiene el color bermellón. Mientras que en los Cárpatos contaban con la obsidiana, un mineral volcánico utilizado para hacer instrumentos cortantes, como cuchillas de afeitar, y que todavía se utiliza en la cirugía actual.

Se dedicaban también a diseñar tejidos, a pescar, a la agricultura y la construcción de joyas de cobre.

Taladraban y pulimentaban piedra, de la que obtenían objetos para todo tipo de usos, desde hachas hasta morteros para moler cereales.

Los anzuelos de huesos de animales y de cuernos son de un aspecto similar a los nuestros. También fabricaban  figuras de cerámica, recipientes y objetos de diferentes tamaños y formas  estéticas.

Se ha descubierto que usaban navegación por vela. En varias vasijas del sexto milenio antes de Cristo aparecen los barcos de vela dibujados. Gracias a los yacimientos de las islas del Egeo se sabe que el comercio marítimo era ya abundante.

La escritura, según los expertos, se trata de la más antigua forma de escritura identificándose en ella todos los símbolos etruscos, previa incluso a la escritura cuneiforme mesopotámica, lo cual la colocaría como la primera civilización y a los sumerios imitándola muy a posteriori (2,000 años después). 

Los comienzos del uso de la escritura en la Antigua Europa se remonta a finales del VI milenio a.C. Con ello queda claro que la escritura […] de la Vieja Europa es un desarrollo autóctono que está a una visible distancia temporal de los inicios de la escritura en Mesopotamia; nada menos que dos milenios es lo que hay de los primeros testimonios escritos de la cultura de Vinca y los más antiguos registros sumerios. Tan extraordinaria como la antigüedad de esta escritura es su vinculación con la esfera religiosa. La totalidad de objetos inscritos se encontraron en lugares de culto y de enterramiento, fuera de los asentamientos propiamente dichos.

FIJESE EN LA SVASTIKA Y EN LAS CRUCES

Lo concreto es que, al igual que los sumerios, los vincas relatan que hubo un tiempo en el cual los dioses, llegados desde las Pléyades ( a 450 años luz de la Tierra ) convivieron con su pueblo y uno de sus dioses más importantes se llama Mardek, casi igual que su homólogo en la mitología sumeria que recibe el nombre de Marduk, y no sólo eso: sus características y estética son casi idénticas lo cual demuestra una vez más que eran ramas de un mismo tronco, una civilización original y mundial que pobló nuestro planeta de polo a polo con una única cultura y una ciencia quimérica.


MICROCEFALO
El primer capítulo de la historia de Vinca.
Basándose en los escasos restos de los asentamientos más antiguos descubiertos a unos 10,5 m debajo de la superficie, se podría concluir que Vinca fue habitada alrededor del 4,800 a. C. en el momento de la decadencia de mediados de la edad neolítica (la cultura Starcevo primeros habitantes de Vinca).

La parte yugoslava del Valle del Danubio en ese entonces, estaba densamente poblada, y el establecimiento del primer asentamiento en Vinca debería estar probablemente vinculado con un grupo pequeño de colonos, en busca de tierras de cultivo y pastos.

La colonia en Vinca fue corta y pequeña, dejaron un documento de extrema importancia para el estudio de su apariencia física y espiritualidad. Esta es una gran tumba con una ruta de acceso y nueve esqueletos, que fue encontrada en 1,931 en el centro del antiguo asentamiento de Vinca. Los hallazgos, únicos en la cultura neolítica de Europa sudoriental, muestran que los primeros agricultores del Valle del Danubio pertenecían a un peculiar tipo antropológico, caracterizado por elementos de la antigua población europea combinada con las de pueblos mediterráneos.

Las viviendas tempranas de Vinca, como otros de la época en el Valle del Danubio, tienen bases elipsoidales excavadas.

Esas chozas como carpa, agrupados según un sistema en los asentamientos más antiguos de Vinca alrededor de la central de ellas, prevean reminiscencia de la arquitectura del Valle del Danubio cultura Mesolítico temprano (la cultura de la Lepenski Vir).

SILLAS, HORNOS Y CAMAS HACE 7,000 AÑOS


CHOZA TIPICA

LAS MUJERES PREHISTORICAS Y LA MODA
"Según las figuritas encontradas, aquellas mujeres vestían como las muchachas de hoy, con cortos chalecos y cortas minifaldas, y maravillosas pulseras alrededor de sus brazos", dice la arqueóloga
"Buscaban la belleza y producían 60 diferentes formas de una bella cerámica y figuritas, no solo representando divinidades sino también por puro placer estético", dice Kuzmanovic.
Los hallazgos sugieren una avanzada división del trabajo y la organización. Las casas tenían estufas, había agujeros especiales para la basura, y enterraron a los muertos en una ordenada necrópolis. La gente dormía en las esteras y mantas de piel y lana, hizo ropas de lana, de lino y de cuero y tuvo rebaños de animales domésticos, teniendo un especial cuidado de los niños, de los que se conservan juguetes de arcilla, muñecas, carritos y animales.
En el sitio de Plocnik. “Los últimos resultados demuestran que la cultura de Vinča era una cultura metalúrgica”, ha dicho la arqueóloga Dusan Sljivar del Museo Nacional de Serbia.
“Sus hombres sabían encontrar los minerales, transportarlos y fundirlos fabricando las herramientas”, El horno hallado en Plocnik es una habitación de unos 25 metros cuadrados, con muros construidos fuera de un cercado de madera cubierto de arcilla.
El horno, construido en el exterior del cuarto, tenía una pipa de arcilla con centenares de agujeros minúsculos en ella para la salida del aire y una chimenea especial que aseguraba la entrada del aire en el horno, para alimentar el fuego y, que el humo saliese con seguridad.
Las figuras antropomorfas de la época son atribuidas a las mismas tradiciones, así como platos de cerámica de clara referencia a los modelos antiguos de piedra o madera. Sin embargo, técnicas ornamentales individuales aplicadas en cerámica (pintado de floreros), así como algunos raros materiales utilizados en joyería (spondylus, paligorskite) indican que los defensores de la cultura Starcevo mantuvieron relaciones amplias con los habitantes de las zonas de Mediterráneo oriental del mar Egeo. Aún más frecuentes han sido los contactos con las regiones al norte del Valle del Danubio Yugoslava. Ello se manifiestan por cuchillos pequeños de vidrio volcánico (obsidiana) obtenidos por los habitantes más antiguos de Vinca desde el Valle del Tisza (Tisza).

Material arqueológico disponible implica que los primeros colonos de Vinca han tenido relaciones de buena vecindad tanto con las comunidades en la cuenca de Panonia y la parte sur de la península balcánica. El asentamiento más antiguo en Vinca no fue cercado ni fortificado, y las reliquias de las chozas se asocian con esmerada pero serena vida de campesinos, cuya vida cotidiana consistía en trabajar duro, haciendo platos de cerámicas y herramientas de piedras y naturalmente atiende sus tierras, animales. La población de la colonia más antigua en Vinca, sin embargo, no han podido disfrutar el fruto de su trabajo por mucho tiempo.

Los movimientos de la población neolítica de Tracia y el valle inferior del Danubio comenzaron ya en el 5 º Milenio a. C. y un poco más tarde llegó a las inmediaciones de Vinca.

La perturbación fue causada por una lenta penetración de la cultura de Anadole-Halcolithic. Las culturas de la edad neolítica surgieron en toda la península balcánica y el Valle del Danubio central. Como consecuencia de estos flujos de los Anadolian nuevas formas fueron asimiladas por los indígenas. Así, en contacto con nuevos inmigrantes, la cultura Starcevo se convirtío en una nueva cultura Vinca.

Fue en esa circunstancia que Vinca estaba completamente desierta, alrededor de 4,500 a. C. Es difícil decir cuánto tiempo transcurrió antes de la reconstrucción y establecimiento de la nueva vida en Vinca. No tardaron mucho, porque recién llegados construyeron un nuevo asentamiento grande inmediatamente por encima de las viviendas de carpa abandonadas. El nuevo entorno de los recién llegados fueron rápidamente asimilados por la población nativa vecina y permaneció allí durante casi 1,000 años, fomentaron y difundieron una cultura peculiar, la cultura de la edad neolítica de la zona Central de los Balcanes, nombrada Vinca.

El Espíritu de la nueva cultura y nueva forma de vida se demostró claramente en la arquitectura. Se prestó especial atención al posicionamiento de la vivienda, cuando se construyó un nuevo asentamiento. Lamentablemente, sólo los cimientos permanecieron conservados pero se estableció que eran todos orientados hacia el sureste-noroeste, tenía patio, bases casi cuadrado, paredes verticales y techos de dos aguas. Madera y arcilla continuaron para ser utilizados como materiales de construcción, pero el proceso de construcción fue enriquecido con nuevos detalles y habilidades, como nivelación, estabilización de la Fundación, el aislamiento, la pared que cubre y pintura.

Los recién llegados rápidamente aceptaron Vinca y sus alrededores como su propia tierra, las generaciones siguieron viviendo y creando en el suelo alrededor del 3,500 a. C., eran sus descendientes directos. No hubo ninguna interrupción de la vida y cultura, sólo su enriquecimiento permanente.

Así, en el lapso de tiempo de  mil años, Vinca permaneció como un asentamiento cercado con calles rectas, el mismo sistema de comunicación, con una notable extensión del espacio de la vivienda y su diseño funcional. Las viviendas iniciales, como regla general, eran unicelulares y suficiente para una familia pequeña, en asentamientos posteriores fueron descubiertos grandes edificios cuadrados de 40 a 60 m2 con mayor número de habitaciones e se ha incorporado "muebles" (bancos construidos sobre la estufa, braseros, Norias, tablas).

La continuidad de esta cultura se manifiesta en los hallazgos arqueológicos, principalmente de cerámicas - platos y estatuillas antropomorfas.

Los dos grandes grupos de hallazgos demuestran un sentido altamente desarrollado de la forma artística, reflejan, de una manera más sensible, los dinamismos de la cultura Vinca, en su conjunto. Propiedades estilísticas de la cerámica y plástico antropomórfico revelan claramente las principales etapas de la vida de Vinca, a saber, los períodos de final del neolítico en el valle central del Danubio.

El establecimiento, desarrollo y el apogeo de la cultura Vinca están reflejadas en los hallazgos de Vinca, ubicado en la profundidad de nueve y seis metros. En este período, que por el método del C-14 puede ser fechado a aproximadamente 4,500 a 3,800 A.C., los habitantes de Vinca y sus asociados crean una cultura de un estilo particular, que irradia mucho y que domina la mayor parte de la Europa central y sudoriental. La cultura

Vinca cubre un territorio mayor que sólo otra cultura neolítica en Europa alrededor del año 4,000 a. C.; sus asentamientos individuales, por ejemplo Vinca, Potporanj, Selevac o Divostin, superaron en el alcance y la población no sólo a los asentamientos neolíticos de ese momento, sino las primeras ciudades que surgieron más tarde, en Mesopotamia, Egeo y Egipto.

En las comunidades se presta más atención a la agricultura y crianza, en otros a tejer y el comercio, mientras en aquellos comenzó la minería pues abunda los materiales raros y diversas artes y oficios.

OBSIDIANA

ANZUELOS


MITOLOGIA PROPIA

Debido a las actividades especializadas todas las comunidades de la cultura Vinca crecieron rápido económicamente, se diferenciaron socialmente y se hicieron ricas. Las comunidades de Sumadija, Banat y Srem por el cultivo de la tierra cuidado y ganadería había creado excedentes que les permitieron obtener materias primas que carecieron en su propio territorio, principalmente la obsidiana de Erdelj, preciosa materia prima de hoces y herramientas de precisión, propiedad de los grupos etno-culturales vecinos.

Por otro lado la estabilidad de economía permitió a las comunidades de Vinca aliviar a algunos de sus miembros del trabajo manual y dedicar sus esfuerzos al descubrimiento de materias primas locales y luego a su procesamiento. Así, el pueblo de Vinca descubrió el cinabarite (cinabrio), que fue explotada en Suplja Stena y minerales (alabastro, mármol). Vinca se convirtió en el mayor mercado en el sudeste de Europa, no sólo a causa del valor excepcional de productos propios, de raros materiales u objetos que fueron traídos de Transilvania, del alto valle del Tisza, valle inferior del Danubio e incluso de las costas del mar Egeo y el Adriático.

Un amplio intercambio de bienes y el desarrollo de las comunicaciones posibilito que de una pequeña parcela de tierra y costumbres ancestrales, dieron vuelo a su imaginación y dejaron que se insinúen nuevos mundos y tomar una actitud de confianza hacia la naturaleza, la vida y el futuro. Vinca y algunos otros asentamientos neolíticos cerca de Pristina (Predionica), Vrsac (Potporanj) y Kragujevac (Grivac, Divostin) Titova Mitrovica (Volac) se convirtieron en importantes y simultáneamente centros religiosos y de retiro artístico que influyeron decisivamente en las artes visuales en todas las Comunidades neolíticas de Europa Central y sudoriental.

Cientos de miles de estatuillas de arcilla y vasijas rituales, atestiguan no sólo la imaginación creativa, sino a un auge de las prácticas de magia religiosa dentro de la cultura Vinca. La variación temática de estatuillas de arcilla (figuritas desnudos o vestidos de mujeres y hombres, de pie, arrodillado o sentado, estatuillas con máscaras en sus rostros, estatuillas hermafroditas) y su adelanto estilístico a partir de una concepción naturalista, realista a través de lo abstracto de las formas, son una evidencia de la imperante magia primitiva, la formulación de pensamientos claramente religiosos.

La elaboración de ídolos de barro y diversos objetos de la cultura, se expresó en rituales y mitos relacionados con el cambio de estaciones, siembra o cosecha, nacimientos y defunciones y ciclo de vida permanente, completamente expresado en la presentación de una mujer con un bebé en sus brazos.

Aquellas comunidades de Vinca que no optaron por el  cultivo agrícola o ganadería, pero si para la minería y el trabajo de nuevas materias primas, crearon un mundo espiritual diferente. Los que viven entre las alturas de Kucajna y Deli Jovan se ubicaron cerca de cuevas de grandes montañas, en  agujeros y hot springs temprano habían adivinado en las profundidades de la tierra, en oscuridad completa, viendo crecer y madurar fantásticos minerales y rocas.

 


Los miembros de esas comunidades fueron los primeros en Europa en penetrar en el hechizo del mundo subterráneo, tomar sus frutos a la luz del día y con la ayuda del fuegolos covierten en nuevos materiales - en metales, en este caso cobre.

Con el descubrimiento del gran secreto de la transformación de la materia, los primeros mineros europeos fueron involucrados en los procesos cósmicos de vida y vinculados con un mundo especial de dioses y héroes. Tras el descubrimiento del cobre, su imaginación pobló la naturaleza con un sinfín de seres secretos: gnomos, hadas y pixies, quien se unió a los demonios del grano y fantasmas de árboles frutales.

ESPECIES DESCONOCIDAS

Ese peculiar mundo secreto en la cultura Vinca se estableció en el inicio del IV milenio a.C., y guardado en la península de los Balcanes hasta los tiempos del cristianismo, la cual forma parte de las raíces de la más antigua mitología Europea registrada, en los antiguos mitos griegos acerca de Deméter, Dioniso y Hephaestus el Dios-smith.

La cultura Vinca estaba en su apogeo alrededor del año 3,800 a. C. Ruinas del asentamiento y elementos arqueológicos descubiertos entre el sexto y el segundo nivel de capa de la cultura de Vinca, fechada por el método de C-14 hacia entre 3,700 y 3,500 a. C., reveló que la cultura Vinca comenzó a perder su importancia progresivamente para morir definitivamente.

En primer lugar, las observaciones revelan que los asentamientos pertenecientes a esta parte del nivel de cultura son considerablemente más pequeños comparados con los anteriores. Luego comenzó la construcción del nuevo sistema de defensa. Aunque se fabricaron todos los tipos de herramientas y cerámica, es característico que el número de elementos importados fue aumentado y se copiaron frecuentemente modelos de otras culturas.

Obviamente fue una metrópoli radiante alguna vez, luego Vinca fue convertido en un lugar que recogen los elementos de todas partes del mundo.

Esta fatiga general, expresada tanto en la producción de cerámicas no originales estatuillas antropomorfas, fue iniciada por el descubrimiento y el uso generalizado de metales, principalmente cobre y oro.

Esto no fue, el descubrimiento de los habitantes de Vinca, sino de las personas alrededor de la cuenca de Panonia, búscando materias primas, encontraron oro, cobre y puro. El descubrimiento de estos metales había alterado los rezagos de la cultura anterior y comenzó la desintegración de la estructura del mundo Neolítico.

Estos acontecimientos afectaron profundamente el material y cultura espiritual de la población de Vinca. En primer lugar, el estímulo de fuera les influenciaron positivamente, ya que combinaron elementos tradicionales con nuevos estilo, dio origen en Vinca a un renacimiento cultural efímero, principalmente caracterizada por formas plásticas antropomórfica y nuevas técnicas en cerámica.  

La nueva síntesis estilística resultó en formas realistas, básicamente en estatuillas antropomorfas, pero una vez que se convirtió en tres dimensiones las superficies planas, los detalles modelados plásticamente fueron gradualmente esquematizados y convertidos en signos ornamentales difícilmente comprensibles.

El estilo ornamental aplicado sistemáticamente pretendía compensar, por una especie de dibujo y sombreado, el sentido perdido de la tercera dimensión. Incluso se pintaron algunas estatuillas, pero sólo hizo hincapié en el carácter figurado del nuevo estilo ornamental.

Por lo tanto detalles tallados o pintados en las estatuillas de Vinca no significan ropa ni tatuajes, pero surgieron como consecuencia del desarrollo de tres formas realistas dimensionales hacia otros lineales y abstractos. Formación de ese estilo tiene que vincularse con la técnica de corte y adornos con huesos y chapa.

Igualmente como durante las primeras etapas de la cultura Vinca, la arcilla determina las formas básicas de estatuillas antropomorfas, así se convirtió en las figurillas de una posterior de chapa y huesos en los proponentes de estilo abstracto lineal que se incorporó a otros materiales con mayor o menor éxito.

En contraste con las estatuillas, los platos eran en gran medida sin adornos. Este hecho aparentemente contradictorio, en realidad va en consonancia con el concepto estilístico básico para la cual la tercera dimensión es totalmente ajena, como es el desarrollo espacial de motivos ornamentales.

Ya no se aplicaron los motivos de adorno ininterrumpidos (actual espiral, meandro), pero todos los adornos están limitados en el espacio (estilo metópica) o asociados a las partes individuales de un jarrón.

Este estricto estilo tectónico en formas abstractas de cerámicas, así como ornamentales en plástico, son la expresión de una grave crisis, instigada por la introducción de metal, en un medio ambiente todavía predominantemente agraria.

Con el desarrollo de la metalurgia del cobre, nuevas relaciones sociales poco a poco fueron tomando forma, que entra en contradicción con la forma tradicional de vida. Los habitantes de Vinca no estaban dispuestos a aceptar el progreso económica y dioses, ya presentes en las culturas de la zona vecina.

Siendo como era, los viejos dioses de Vinca tuvieron que elevarse tan alto como sea posible en el enfrentamiento a la divinidad extranjera.


ROSTROS ESPECIALES
Por lo tanto, nueva forma de práctica religiosa en Vinca, documentada principalmente por el conocido patrón iconográfico de la madre y el niño en sus brazos, el general pan-ganador hembra y la gran dama.

Esos idolos sin poder real o cara, fueron quemados junto a las chozas de sus creadores en el asalto al invadir las culturas de la edad del cobre. Ese horizonte marca el último capítulo importante en la historia de Vinca, historia de unos quince siglos llenos de logros culturales significativos y emocionantes eventos.

La vida en Vinca se extendió hasta la llegada de los romanos, pero no con la misma intensidad y con nuevas estructuras económicas y sociales, ni en la misma zona. Hoy, Vinca es conocido por una serie de hallazgos que datan del cobre, el bronce y la edad del hierro (incluyendo necrópolis antiguas serbio desde la edad media).

Sin embargo, son sólo huellas, a menudo muy importantes para la comprensión de ciertos fenómenos en la cultura del valle central de Danubio, pero sólo son secundarias a la historia de Vinca.

Parece que el suelo de Vinca ha conservado su poder atractivo incluso en la civilización de nuestra época.

Es decir, junto al asentamiento prehistórico en la actualidad está un edificio del Instituto de ciencias nucleares de Boris Kidric.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

HAZ TU COMENTARIO, AYUDARÁ A MEJORAR ESTE ESPACIO. gRACIAS