20 abril 2012

GENEALOGIA DE REINAS INCAS SEGUN GUAMAN POMA


Artículo compilado y corregido por el

Dr. Fernando Durand Mejía 

 


Capítulo 7: El capítulo de las reinas, o coyas
Primera historia y comienzo de las señoras reinas, coyas, mujeres de los reyes Incas:

LA PRIMERA COIA [reina]: Mama Uaco:
Fue muy hermosa y morena de todo el cuerpo y de buen talle. Dicen que fue gran hechicera, que hablaba con los demonios. Esta señora hacía hablar a las piedras y peñas, ídolos guacas.

De esta señora comenzaron a salir reyes Incas. Y dicen que a ella no le conocían padre, ni al padre de su hijo Manco Capac Inca, sino que dijo que era hija del sol y de la luna y se casó con su primer hijo, Manco Capac Inca. Para casarse, dicen que pidió a su padre al sol dote y se casaron madre e hijo.

Y Mama Uaco, coya, tenía su vestido de rosado y tenía sus topos [prendedor] muy grandes de plata. Y que murió en el Cuzco de edad de doscientos años en tiempo de su hijo, Cinche Roca Inca.

Y tuvo infantes, hijos Inca Yupanqui, Pachacuti Inca y Chimbo Urma. Y tuvo con su marido otros bastardos auquiconas [príncipes] y ñustaconas [princesas].

Y esta señora dejó la ley del demonio muy afianzado a todos sus hijos y nietos y descendientes. Pero fue muy amiga de los caballeros y demás gentes. Gobernaba más que su marido Manco Capac Inca; toda la ciudad del Cuzco le obedecieron y respetaron en toda su vida, porque hacía milagros de los demonios nunca vista de hombres. Hablaba como si fuera persona con las peñas y piedras. Con ello acabó su vida esta señora Mama Uaco.

Pero fue muy hermosísima mujer y de mucho saber y hacía mucho bien a los pobres en la ciudad.


LA SEGUNDA COIA [reina], Chimbo Urma, coya:
Era muy hermosa y morena como la primera casta de su madre. Y fue delgada, amiga de tener ramilletes y flores, inquilcona en las manos y de tener un jardín de flores. Y fue apacible con todos sus vasallos. Y tenía su lliclla [manta] de color amarilla y lo del medio azul oscuro y el acjo [falda] de encarnado de Maras y su chumbe [faja de cintura] de verde muy entonada.

Fue casado con Cinche Roca Inca. Con alegre cara gobernaba a sus vasallos y les regalaba; y muy querida de su marido. Y tenía la ley de su madre y fue celosa. Y murió de ochenta años en el Cuzco.

Y dejó infantes hijos Lloqui Yupanqui Inca, Mama Cora Ocllo y Capac Uari Titu Inca y Topa Amaro Inca. Y tuvo otros muchos bastardos auquiconas [príncipes] y ñustaconas [princesas] el dicho su marido Cinche Roca Ynga.

Esta señora fue muy rica. Dejó toda su hacienda al sol y a la luna. Repartió a sus hijos en el testamento que dejó, cunacuspa alli ciminguan uanorca coya [la reina murió, aconsejando con buenas palabras].


En el tiempo de su marido y de ella, nació Nuestro Señor Jesucristo y murió y resucitó y subió a los cielos. Y fue enviado el Espíritu Santo a los santos apóstoles y se repartió a todo el mundo los apóstoles. Y así vino San Bartolomé a este reino de las Indias en este tiempo de Chimbo Urma.


LA TERCERA COIA [reina], Mama Cora Ocllo, coya:
Fue muy hermosa, no tanto como su abuela. Tenía una llicla [manta] de morado y lo del medio naranjado y su acsu [falda] verde y su chumbe [faja de cintura] de colorado. Y fue un poco alto de cuerpo. Y fue miserable, avarienta y mujer enperada. Y no comía casi nada y bebía mucha chicha y de pocas cosas lloraba. Y fue mujer de Lloque Yupanqui Inca.

Y de puro miserable no estaba bien con sus vasallos. Y de ello no le hacían tanto caso los señores y principales grandes. De toda la requisas y comidas mandaba encerrar en el depósito; allí se podría y se acababa.

Como era tan triste de corazón y de condición, no quería tener doncellas ni quería arreglarse. Comía maíz crudo y ciclla yuyo [yerba de comer]. Y decía “¡Llacuaricosun, nustacona!” [“¡Princesas, vamos a relamernos!”].

Y así tubo infantes hijos Mayta Capac Ynga, Cuci Chinbo Mama Yachi Urma. Tuvo otros infantes y infantas hijos, sus hermanos lo mataron por quedarse en el reino solo con su marido. Y por mandado de su marido y con la cólera, esta señora hacía muy grandes daños.

Y murió en el Cuzco casi junto con su hijo de [e]dad de ciento y veinte años. Y tuvo su marido otros bastardos hijos, auquicona [príncipes], hijas bastardas, ñustaconas [princesas]. Y así acabó su vida muy mal esta señora.


LA CUARTA COIA [reina], Chimbo Mama Yachi Urma, coya:
 Fue algo fea y morena. Tenía ojos blancos, pero del cuerpo fue muy damada y bizarra, mujer honrada, amiga de salir a la visita de otras señoras principales y conversar con ellas y holgarse con músicas y merendar. Decía: “¡Llacuaricosun, nustacona!” [“¡Princesas, vamos a relamernos!”]. Y tenía su lliclla [manta] de naranjado y del medio en campo de colorado de tocapo [vestido de labores preciosos] y su acjo [falda] de azul escuro.

Y fue mujer de Mayta Capac Inca. Esta mujer dicen que siempre hurtaba hacienda de su marido para dar a las viejas y viejos y a los pobres, más servía a los pobres y no a los caballeros.

Y tenía infantes hijos Chimbo Ucllo Mama Caua y Cuci Chimbo Mama Micay, Capac Yupanqui Inca, Apo Maytac Inca, Bilcac Inca. Y tuvo su marido Mayta Capac Inca muchos hijos bastardos, auquiconas [príncipes], y ñustaconas [princesas].

Esta señora murió en el Cuzco a la edad de cuarenta y cinco años. Y dejó en su testamento todo por heredera a su madre, Mama Cora Ocllo. Y así se acabó la vida de esta señora coya.


LA QUINTA COIA [reina], Chimbo Mama Caua:
Casada con Capac Yupanque. Esta señora fue muy hermosa y apacible y humilde de corazón. Después de haberse casado le dio mal de corazón que cada día dicen que le daba tres veces y gritaba y daba voces y arremetía a la gente y mordía y se rasgaba la cara y arrancaba sus cabellos. Con esta enfermedad quedó muy fea y no podía gobernar la tierra.

Y así dicen que su marido Inca Capac Yupanque pidió otra señora y mujer al sol su padre para casarse y hacer vida y gobernar su reino. Y así dicen que mandó su padre el sol que se casase con otra su hermana menor, Cuci Chimbo Mama Micay.

Y así dicen que parió esta señora del mal de corazón y se comió un hijo y se murió. Y duró su vida pocos años con su enfermedad y fue muy pobre.
Y así se acabó esta señora y no dejó testamento ni hizo cunacusca [distribución] de cosa alguna. Y así después reinó su hermana menor Cuci Chimbo Mama Micay, coya.

Y engrandeció su reino y fue muy estimado en todo el reino y fue muy obedecida y honrada esta dicha señora, coya, segunda mujer del dicho Inca en este reino.


LA SEXTA COIA [reina], Cuci Chimbo Mama Micay, coya:
Fue muy hermosa y blanca y del cuerpo fue muy damada y bizarra mujer. Tenía su lliclla [manta] de Parauay Suyo y su acjo [falda] de Cuzco, chumbe [faja de cintura] y la beta mayor de abajo blanco y su chumbe de verde, alegre de cara y regocijada y amiga de cantar y música y tocar tambor, hacer fiestas y banquetes y tener ramilletes en las manos, gran señora y gobernadora y hacía mercedes.

Y fue cazado con Ynga Roca y por esta señora fue respetado grandemente su marido por los señores grandes de este reino desde su jurisdicción.

Y tuvo infantes hijos Ypa Uaco Mama Machi, coya, Yauar Uacac Inca, Apo Camac Inca, Maytac Inca. Y tuvo otros bastardos hijos, auquiconas [príncipes], ñustaconas [princesas] el dicho su marido Inca Roca.
Y murió de edad de ciento y veinte años. Y dejó mucha riqueza; repartido en tres partes en el testamento: lo primero para el sol, lo segundo para la luna, lo tercero para sus hijos. Que así lo había hecho y así lo cuentan los dichos viejos que lo supieron.

Y hizo muy grandes vestidos y ropa de cumbe [tejido fino] y de auasca [corriente] y riquezas y vajillas de oro y plata y de todo lo demás riquezas que tenía.


LA SÉTIMA COIA [reina], Ypa Uaco Mama Machi, coya:
Tenía su lliclla [manta] de azul claro y lo del medio escuro y su acjo [falda] de verde y su chumbe [faja de cintura] de colorado. Fea, de narices larga y el rostro largo y del talle flaca y seca, larga. Fue amiga de criar pajaritos, papagayos y guacamayas, y micos y monos y otros pájaros que cantan y palomitas del campo. Y fue gran limosnera que acudía a los pobres. Bolbía mucho por los hombres y quería mal a las mujeres.

Y fue casada con Yauar Uacac Inca. Y tuvo infantes hijos Mama Yunto Cayan, coya. Y tuvo otras dos hijas, uiza [gemelos], que se murieron, Uira Cocha Inca, Apo Maytac Inca, Bilcac Inca. Y tuvo otros hijos bastardos, auquiconas [príncipes], y ñustaconas [princesas], hijos de su marido Yauar Uacac Ynga.

Y murió en el Cuzco esta señora de ochenta y cuatro años. Y dejó toda su hacienda, dos partes: el uno para ella y mandó que de ello le den de comer en cada año. Y la otra mitad dejó para su madre. Y así se acabó la vida de señora. Y tenía la ley de su madre.

Y tenía toda la riqueza; sólo dejó a sus hijos y criados cuando se murió. Y dejó al sol en su testamento por heredero de todo sus bienes que había.


LA OCTAVA COIA [reina], Mama Yunto Cayan, coya:
Fue muy triste de corazón y bizarra mujer de cuerpo y muy humilde. De tan humilde no se metía en fiestas ni taquies y danzas ni era amiga de criadas sino pocas. Muy amiga de criar enanitas y corcovadillas y a ñustas [princesa]. Y tenía su lliclla [manta] de naranjado y lo del medio blanco o tocapo [vestido de labores preciosas] con sus cuychis [joya] y tenía su acjo [falda] de morado y la lista de abajo todo de tocapo.
Y esta señora de pocas cosas lloraba, apretada de corazón y fue miserable. Y comía muchos manjares y más comía coca por vicio; durmiendo tenía en la boca. Fue amiga de riquezas de oro y plata.

Y fue casada con Uira Cocha Inca. Y tuvo infantes hijos Inca Yupanqui, Urcon Inca, Apo Maytac Inca, Bilcac Guaman Inca, Mama Ana Uarque, coya, y Curi Urma y Quispi Quipi y Cuci Ynquillay, los cuales murieron estas hijas. Sola quedó Mama Ana Uarque.

Y esta señora Mama Yunto Cayan murió en el Cuzco de edad de cincuenta y ocho años. Y dejó su hacienda a las dichas enanas y corcovadillas porque tenía voluntad y amor. Y se acabó su vida esta señora.


LA NOVENA COIA [reina], Mama Ana Uarque, coya:
Tenía su cara redonda y hermosa y los ojos chicos y la boca chica, blanquilla, muy damada las manos y pies, de cuatro puntos. Aunque fuese enojada o riendo se daba golpes al pecho, diciendo “Uálgame, Ticze Uira Cocha Runa Camac! [Señor fundamental, creador de la gente].” Y así dicen que cuando decía estas palabras, caían la gente al suelo.

Y tenía su lliclla [manta] de rosado y lo del medio blanco y su acjo [falda] de verde y lo de abajo billpinto y su chumbe [faja de cintura] de colorado. Dicen que esta señora obedecía mucho a su marido. Cuando se enojaba dicen que ponía la cabeza al suelo hasta que le llamaba su marido.

Y fue casado con Pachacuti Inca Yupanqui. Y tuvo infantes hijos Inca Maytac, Topa Inca Yupanque y Tupa Amaro Inca, Mama Ocllo, coya, Inca Urcon, Apo Camasca Inca. En tiempo de esta señora y de su marido hubo muy grandes castigos y hambre y sed y pestilencia que envió Dios y así se llamó su marido Pachacuti Inca.

Y en este tiempo se hizo los incas auquiconas, hijos bastardos dos partes; Hanan Cuzco, Lurín Cuzco incas. Y tuvo hijos y hijas bastardos auquicona, ñustaconas de su marido. Y murió en el Cuzco de edad de ochenta años esta señora. Y dejó su hacienda a su marido.


LA DÉCIMA COIA [reina], Mama Ocllo, coya:
Fue mujer muy espantable y hermosa y redonda de cuerpo y bajita y tenía una carita pequeñita, alegre de corazón y apacible y muy celosa de su marido y amiga de hacienda. Y tenía su lliclla [manta] de amarillo del medio y los lados de oque chumbi suyo [listón de la faja] y su acjo [falda] de campo azul escuro con betas de Lari.

Y esta señora siempre tenía por camarera y doncella a indias viejas de ochenta años y por lacayo tenía viejos y en toda su casa que llaman mamaconas [señoras] y pachacas [criado], todo era conversar y comer y beber con ellas.

Y fue casado con Topa Ynga Yupanqui. Y tuvo infantes hijos Uiza Topa Inca, Topa Inca Yupanqui y Raua Ocllo, Mama Uaco, Curi Ocllo, Ana Uarque. Murieron los tres vírgenes y doncellas. Amaro Inca, Otorongo Achachi inca, Tunpa Guallpa Guallpa  Inca, de todos estos el menor se alzó por rey Inca Guayna Capac Inca. Y tuvo muchos hijos bastardos auquiconas [príncipes] y ñustas [princesa].

Y su marido dejó ordenanzas y gobierno y mojonó y murió su marido de puro viejo. Dicen que tuvo ciento y cincuenta hijos bastardos su marido. Y fue muy rica mujer; tenía muchas bajillas. Y murió en el Cuzco de edad de ciento y quince años. Dejó su hacienda para pobres viejos y viejas; se lo repartió.


LA ONCEAVA COIA [reina], Raua Ocllo, coya:
Era muy hermosa y de buen talle y de mucha cabellera y de buen cuerpo y muy hermosa. Fue discreta y de mucha caridad con los pobres y a los indios les hacía mucha merced. Tenía grandes riquezas, haciendas y chacras [sementera] y casas y ganados y mucha criada y bajillas de oro y plata.

Y traía lacayos a la guardas y en compañía traía señores grandes y principales y caballeros y traía muchas doncellas y gran gobernadora y mandaba hacer muchas fiestas. Y en los meses de los años los señores les traían grandes presentes de las provincias de estos reinos.

Y tenía esta señora su lliclla [manta] de azul y lo del medio de naranjado y su acjo [falda] de morado y su chumbe [faja de cintura] de colorado. Muy amiga de trabajar cada día, daba de comer a doscientos pobres, a unas, a otros, y por otra parte daba de comer a los señores y principales, a quinientos hombres de este reino.

Y tenía mil indios regocijadores: unos danzaban, otros bailaban, otros cantaban con tambores y músicas, flautas y pincullos [flauta de Pan], y tenía cantoras, haraui, en su casa y fuera de ella para oír las dichas músicas que hacían haraui [canción de amor] en Uaca Punco y el pincullo en Pincollona Pata, en Cantoc y en Uiroy Pata, Cinga Urco.

Y tubo infantes hijos Tupa Cuci Gualpa Uascar Inca y Chuqui Llanto y tuvo muchos hijos bastardos Atagualpa Inca, Manco Inca, Yllescas Inca, Inca Paullo Topa y otros. Murió con las viruelas y sarampión. Dicen que su marido tuvo quinientos hijos y hijas. Y se murió esta señora en Tumi [Pampa], casi junto con su marido. De edad de noventa años se acabó esta señora.


LA DOCENA COIA [reina], Chuqui Llanto, coya:
Dicen que fue muy hermosa y blanquilla, que no tenía ninguna tacha en el cuerpo. Y en el parecer y muy alegre y cantora, amiga de criar pajaritos. Y no tenía cosa suya, aunque su marido era avariento; de puro avariento comía media noche y por la mañana amanecía con la coca en la boca.

Y tenía su lliclla [manta] de azul claro y lo del medio verde oscuro y su acjo [falda] de verde y lo del abajo de tocapo [paño de labor tejido] . De puro buena y alegre le contentaba a su marido, aunque era emperrado y así duró pocos años.
Primero murió su marido Guascar Inca. Se cubrió todo de luto. Y se murió en Yucay en tiempo de la conquista de los cristianos. Y no se escribe de su hijo ni hija ni lo había legítimo ni bastardo.


Y así con este rey y reina, Inca, coya, se acabaron los reyes, capac apo Incas. Y murió de edad de cincuenta y nueve años. Se acabó la vida triste de esta señora.

NOTAS: Que a estas señoras grandes les llamaban las reinas, coyas; y las princesas, ñustas; las señoras, palla ; y las otras señoras: capac uarmi [señora poderosa], reyna; curaca uarmi [la mujer del kuraka], señora; mamacona [señoras], madres; las niñas, ñustaconas [princesas], palla.

A los Colla Suyos, capac omi [mujer principal]; Conde Suyos, mallco guarmi [señora de la autoridad étnica], cuca mallque guarmi [señora a cargo de un cocal]; estas dichas son señoras grandes. Y las menoras: allicac guarmi [esposas de señores ascendidos], curaca guarmi, guacha guarmi [mujer necesitada]. Estas son las mujeres principales y grandes señoras de calidad de este reino. Guaccha guarmi son de los comunes indios particulares de este reino.

Y otras mujeres principales de las mujeres de los mandones y camachicos y de hombres ricos de este reino.

Coya [reina], capac uarmi [poderosa], curaca uarmi [la mujer del kuraka], allicac uarmi [esposas de señores ascendidos], uaccha uarmi [mujer necesitada]:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

HAZ TU COMENTARIO, AYUDARÁ A MEJORAR ESTE ESPACIO. gRACIAS