14 enero 2012

EL MINOTAURO Y LA ZOOFILIA EL AÑO 1,500 a.C

Artículo compilado y estructurado por el Dr. Fernando Durand Mejía.

El Minotauro (del griego Μινόταυρος "Toro de Minos), era un monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro. El mito tiene su versión más completa en la Biblioteca mitológica de Apolodoro.

Fue concebido de la unión entre Pasífae y un magnífico toro con motivo de una afrenta divina. Fue encerrado en un laberinto diseñado por el artesano Dédalo, hecho expresamente para retenerlo, ubicado probablemente en la ciudad de Cnosos o Knossos en la isla de Creta. Por muchos años, hombres y mujeres eran llevados al laberinto como sacrificio para ser el alimento de la bestia hasta que la vida de ésta terminó en manos del héroe Teseo.

Existen varias versiones acerca de la afrenta que ocasionó que la esposa de Minos, Pasífae, tuviera la necesidad de unirse al toro de Creta. La versión más extendida dice que Minos, hijo de Zeus y de Europa, pidió al dios Poseidón apoyo para suceder al rey Asterión de Creta frente a sus hermanos Radamantis y Sarpedón y ser reconocido como tal por los cretenses.

El rey Minos prometió a Poseidón que sacrificaría lo primero que saliera del mar. Poseidón lo escuchó e hizo salir de los mares un hermoso toro blanco, al cual Minos prometió sacrificar en su nombre. Sin embargo, al quedar Minos maravillado por las cualidades del hermoso toro blanco, lo ocultó entre su rebaño y sacrificó a otro toro en su lugar esperando que el dios del océano no se diera cuenta del cambio. Al saber esto Poseidón, se llenó de ira, y para vengarse, inspiró en Pasífae esposa del rey, como castigó un deseo zoofílico por el toro e hizo que se enamorara del animal.


Pasífae y el Toro de Poseidón

*** Pasífae –uno de los nombres de la Luna-, la que brilla para todos”, era la hija de Helios y la ninfa Creta o Perseis. Era hermana de Circe la hechicera. Fue criada como una princesa en Colquis, y dada entonces en matrimonio al rey Minos de Creta. Fue madre con Minos de Acacálide, Ariadna, Androgeo, Glauco, Fedra y Catreo. Con el dios Hermes tuvo a Cidón y con el dios Zeus al libio Amón.

Como antecedente, según Antonino Liberal, las numerosas infidelidades del rey Minos enfurecieron de tal modo a Pasífae que maldijo al rey ayudada por su hermana la hechicera Circe, era así que cada vez que el rey Minos tenía relaciones con otra mujer no eyaculaba semen sino serpientes nocivas, escorpiones y ciempiés que hacían presa de los órganos vitales de la amante.

Ella confió su pasión zoofílica a Dédalo, el famoso artífice ateniense que vivía desterrado en Cnosos deleitando a Minos y a su familia con las muñecas de madera animadas que construía para ellos. Dédalo prometió ayudarla y construyó una vaca de madera hueca que cubrió con un cuero de vaca. Le puso ruedas ocultas bajo las pezuñas y la llevó a la pradera de las cercanías de Gortina donde el toro de Poseidón pacía bajo las encinas entre las vacas de Minos.

Luego de enseñar a Pasífae cómo se abría la portezuela corrediza situada en la parte trasera de la vaca, y de ayudarla a entrar con las piernas metidas en los cuartos traseros, se retiró discretamente. El toro blanco no tardó en acercarse y montar a la vaca de madera, de modo que Pasífae vio satisfecho su deseo y a su tiempo dio a luz al Minotauro, criatura con cabeza y cola de toro y cuerpo humano.




Dédalo, Pasífae y la seducción


ZOOFILIA Y EL MITO DEL AÑO 1,500 a.C


Pasífae y el Minotauro bebé


El Minotauro Joven, come carne humana


Minotauro Adulto y salvaje


Minotauro asola Creta
ç

Minotauro atrapado en el Palacio de Knossos

Según Ovidio y Apolodoro, Minos consultó a un oráculo para saber cómo podía evitar mejor el escándalo y ocultar la deshonra de Pasífae. La respuesta fue: «Ordena a Dédalo que te construya un retiro en Cnosos».


El Grandioso palacio  de Knossos y la leyenda del Laberinto

Escultura de un cuerno de Toro en Cnosos



Fresco de Knossos sobre el culto al Toro




El castigo de Poseidón continuaba. El Minotauro sólo comía carne humana, y más tarde el toro se hizo salvaje y devastó a toda Creta, hasta que Heracles-Hércules lo capturó por orden del rey Minos y lo llevó a Grecia constituyendo uno de sus doce trabajos.

Minos ordenó a Dédalo construir una jaula gigantesca de la cual el Minotauro no pudiera escapar. Dédalo entonces construyó el laberinto de Creta, una estructura gigantesca compuesta por cantidades incontables de pasillos que iban en distintas direcciones, entrecruzándose entre ellos, de los cuales sólo uno conducía al centro de la estructura, donde el Minotauro fue abandonado. El rey Minos pasó el resto de su vida en Cnosos o Knossos y en el centro del recinto intrincado llamado el laberinto -se supone en su parte central, un patio o una construcción cubierta de la curiosidad-, ocultó a Pasífae y al Minotauro.

*** A la par que el laberinto encerraba al Minotauro, uno de los hijos del rey Minos, Androgeo, fue asesinado en Atenas después de una competición olímpica donde quedó campeón. El rey de Creta declaró la guerra a los atenienses. Minos atacó el territorio ateniense y, ayudado por la peste que azotó a los asediados, conquistó Megara e hizo rendir a Atenas.


La victoria de Minos imponía varias condiciones por la rendición, y se dice que los atenienses consultaron al oráculo de Delfos y éste les aconsejó que aceptaran lo que les propusiera Minos si querían acabar con la guerra.

Así, aceptaron el humillante tributo que les impuso el rey de Creta para firmar la paz: cada 9 años debían enviar siete jóvenes y siete doncellas (que se corresponde directamente con el obsesivo registro de las alineaciones lunares por parte de los minoicos: una luna llena cae sobre los equinoccios una vez cada ocho años) para que fueran devorados por el Minotauro. El tributo se suspendería si alguno de ellos lograba escapar del Laberinto.

Los catorce jóvenes eran internados en el laberinto, donde vagaban perdidos durante días hasta encontrarse con la bestia, sirviéndole de alimento.

Cuando debía cumplirse por tercera vez tan humillante obligación, el hermoso Teseo, con el consentimiento, aunque de mal grado, de su padre el rey Egeo, se hizo designar como uno de los siete jóvenes, con el propósito de dar muerte al Minotauro y acabar así con el periódico sacrificio y liberar a los atenienses de la tiranía de Minos.

Al llegar a Creta, los jóvenes fueron presentados a Minos. Teseo conoció entonces a Ariadna, hija del rey. La princesa rogó a Teseo que se abstuviera de luchar con el Minotauro, pues eso le llevaría a una muerte segura, pero Teseo la convenció de que él podía vencerlo. La princesa Ariadna viendo la valentía del joven se enamoró de él y propuso ayudarle a derrotar a su hermano (el Minotauro) a cambio de que se la llevara con él de vuelta a Atenas y la convirtiera en su esposa. Teseo aceptó.

Ariadna, ideó un plan con ayuda de Dédalo. Le entregó una espada mágica con la que vencer al monstruo y un ovillo de hilo, que al ingresar en el laberinto, debía atar un extremo a la entrada. Así, a medida que penetrara en el laberinto el hilo recordaría el camino y, una vez que hubiera matado al Minotauro, lo enrollaría y encontraría la salida.

Así Teseo entró en el laberinto hasta encontrarse con el Minotauro, al que dio muerte. A continuación recogió el hilo y así pudo salir del laberinto e inmediatamente, acompañado por el resto de atenienses y por Ariadna, embarcó de vuelta a Atenas, tras hundir los barcos cretenses para impedir una posible persecución.

Circe y Teseo con el Minotauro 


Teseo da muerte al Minotauro y salva a los Atenienses


Combate cuerpo a cuerpo




Teseo y su espada mágica


El laberinto de Minotauro


Minotauro totalmente vencido


Entonces Minos furioso encarceló a Dédalo y a su hijo Ícaro , en el laberinto, por haber urdido la estratagema. Dédalo e Ícaro huyeron usando unas alas que Dédalo inventó, pero las de Ícaro se derritieron, porque voló demasiado cerca del sol. Ícaro cayó al mar y se ahogó.

El palacio de Cnosos y el Laberinto de Creta

El Interior del Palacio, 1,500 habitaciones

El Dr. Evans  y su descubrimiento


Acueductos y sistema sanitario de vanguardia




Se piensa en la actualidad que la leyenda del laberinto tiene su base en el palacio de Cnosos. Una construcción tan sofisticada y de alta tecnología como dicho palacio, repleto de múltiples habitaciones y con todas las mejoras conocidas por la tecnología de entonces (incluyendo un sistema de alcantarillado La complicada red de instalaciones sanitarias causó estupor en la época de su descubrimiento por su modernidad. El sistema de cloacas no ha sido superado hasta los tiempos modernos, ni siquiera por los romanos. Los inodoros privados desaguaban en alcantarillas centrales de arcilla cocida y piedra.) debió haber parecido a los aqueos algo intrincado.


Apoya esta tesis el hecho de que en el palacio de Cnosos se han encontrado dibujos de hachas de doble filo por doquier, que en griego se llaman Labrys (deriva de laberinto), y que habrían dado nombre a la construcción. El laberinto de la leyenda griega también podría tomar como referencia la cueva de Gortina en la misma isla o las danzas que se celebraban en las islas egeas en las que los danzantes de la mano recorrían un trazado laberíntico.

La edificación más emblemática de Cnosos era el palacio. Con sus 17.000 construidos y sus más de 1,500 habitaciones, fue el principal palacio cretense y en el que se ha querido ver la sede del mítico rey Minos. Minos fue el rey más importante que reinó en Creta.

Todo el complejo se aglutina en torno a un patio central y se divide en dos grandes conjuntos, oriental y occidental, separados por sendos accesos al norte y al sur. Debido al modo de construir de los minoicos, añadiendo habitaciones progresivamente, estos corredores no guardan una disposición lineal, sino que están dispuestos de modo aleatorio, siguiendo un recorrido tortuoso.


Frescos que retratan la vida de la era Minoica


El Rey de los Lirios


Sirviendo las bebidas











Grifo en un mural


El palacio se identificó como el laberinto donde Minos encerró al Minotauro, de donde viene el mito de Teseo y su lucha contra la horrible bestia. El acceso al palacio desde el patio occidental se efectuaba a través de un corredor cubierto, el porche occidental, donde existía un fresco en relieve con el tema del juego del toro. El camino proseguía por un largo pasillo en ángulo, el corredor de las procesiones, así llamado por estar decorado con un fresco en el que jóvenes de ambos sexos, a tamaño natural, portaban valiosas ofrendas.

En estos pórticos, los frescos de estuco en relieve representan diversas escenas de toros, de las que ha perdurado la enorme cabeza de un toro rojo, visible a lo largo de toda la Antigüedad y responsable, con toda probabilidad, de la asociación del mito de Minotauro con estas ruinas.

El complejo fue descubierto por sir Arthur Evans en 1,900.

En uno de los edificios del palacio, excavado por el británico Peter Warren, en 1,975, se encontraron varios cuerpos de niños fallecidos entre los ocho y doce años, que los análisis patológicos asociaron con sacrificios rituales.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

HAZ TU COMENTARIO, AYUDARÁ A MEJORAR ESTE ESPACIO. gRACIAS